"Porque el éxito se puede Programar" ...

22
Ene

0

El Plan de Ruta 32F

Si eres lector frecuente de esta web, ya te habré contado que llevo desde 2006 en este negocio, –  si no es así, aquí te cuento un poco más sobre mi (Mi Camino) -.

Una de las ventajas de llevar más de una década haciendo lo mismo,  es el enorme aprendizaje que puedes sacar de la cantidad de errores que irremediablemente habrás cometido, al no tener una hoja de ruta claramente definida para hacer las cosas.

Al poder visualizar mi carrera con la perspectiva que dan los años, he podido comprender las diferentes etapas que, de manera natural, tuve que recorrer para poder llegar hasta donde estoy ahora.

Estas etapas, aunque no son visibles, están presentes y se pueden distinguir si prestas mucha atención a las señales que te va dando el propio entorno.   

También aprendí que estas etapas son lineales, es decir, no vale de nada intentar saltárnoslas, si no quieres que te pase como a mí que choqué de frente contra las exigencias del mercado al intentar, inconscientemente, ir más allá de lo que me correspondía cuando di el salto a Europa mucho antes de estar preparado a nivel de conocimientos técnicos.

Mi objetivo con este proyecto web es poder guiar a compañeros de profesión por esta Hoja de Ruta, a través de las 5 fases o etapas que he logrado descifrar al estudiar en perspectiva mis años de carrera en este sector.

Por ende, sin más preámbulos, exploremos en detalle la Hoja de Ruta 32F, que no es más que una Plan de Acción en 3 etapas.

Primera Etapa: Aprendiendo del Sistema

Todos tenemos claro que cuando empezamos una nueva actividad, debemos pasar por un período de formación, y que nuestros primeros pasos dentro de dicho sector, estaremos en modo receptor, intentando aprender lo más que podamos de nuestro entorno. Lo que no tenemos muy claro es el tiempo en que estaremos sumergidos en esta etapa.

Al principio no habrá dudas, todos estamos dispuestos a sacrificar un cierto nivel de ingresos con el propósito de aprender todo lo que podamos del mundo SAP y de su entorno de programación. Somos los novatos de la clase, el último en llegar, dependientes al 100% de nuestros compañeros, pero pasará el tiempo, empezaremos a sentirnos con cierta autonomía, y empezaremos a creer que ya sabemos los suficiente como para merecer un importante salto a nivel económico.

Será aquí cuando llegarán las dudas, empezaremos a recibir noticias de colegas que en otras empresas cobran más que nosotros, o incluso puede que el destino nos tiente en forma de oferta por parte de alguna de estas empresas.

De una forma u otra nos llegará el momento en que sentiremos la necesidad – como me sucedió a mí – de querer acelerar los procesos o de creernos ya lo suficientemente preparados para dar el salto grande, lo que nos puede llevar a un importante fiasco si no tenemos las ideas claras sobre el plan que estamos siguiendo.

Luego de analizar mi camino, y de evaluar a muchos compañeros en el sector, considero que el tiempo ideal para esta primera etapa deberían ser 3 años.

Para entender el porqué de los 3 años debemos analizarlo en perspectiva, estamos iniciando una carrera de cero, en el cual debemos aprender, no solo los lineamientos y el entorno de programación ABAP; sino también el funcionamiento interno de todo el sistema SAP.

Un sistema con gran cantidad de módulos, cada uno con una serie de procesos que debemos entender, al menos de un modo básico, para poder resolver los distintos tipos de requerimientos que se nos vayan presentando en nuestro día a día.

Al comienzo nos llevarán de la mano, nos explicarán que tenemos que hacer y cómo hacerlo,  pero a medida que vaya pasando el tiempo la idea es que vayamos desarrollando autonomía, pero para ello, debemos tener ojo crítico para cuestionarnos todos los pasos que vamos dando dentro del sistema.

En nuestro comienzo nos enfocaremos en el lenguaje de programación sin más, tal cual como si fuese cualquier otro lenguaje en otro entorno, pero pronto nos daremos cuenta que ABAP difiere de cualquier lenguaje que hayamos podido aprender en la Universidad o donde nos hayamos formado, ya que no podemos ver el lenguaje como un ente aislado, sino como una parte elemental del propio sistema SAP.

Comprender, e interiorizar este encaje es lo que llevará tiempo, e iremos descubriendo sus secretos a medida que vayamos interactuando con el sistema, a través de diferentes tipos de requerimientos que nos vayan demandando.

¿ Proyecto de Implantación o de Soporte ?

No existe consenso entre que es mejor para el aprendizaje de un programador Junior, entre un proyecto de implantación o un proyecto de soporte y mantenimiento, ya que si bien en los primeros, nos podremos enfrentar a un mayor tipo de requerimientos, no dispondremos del tiempo que se nos brinda en los segundos para poder desarrollar a un ritmo adecuado a nuestros niveles iniciales y poder asimilar lo que estamos aprendiendo.

Luego de haber pasado mis últimos 4 años en un rol de líder-formador al frente de equipos mayoritariamente juniors, siempre en proyectos de implantación, doy fe de la dificultad que conlleva poder compaginar los intereses del proyecto en cuanto a cumplir con las fechas y con los estándares de calidad requeridos, junto a los intereses de los programadores juniors, de poder interiorizar los nuevos aprendizajes que van recibiendo.

Por un lado es una gran oportunidad para ellos el encontrarse con una variedad de requerimientos, de situaciones en diferentes módulos y con el apoyo de los compañeros de equipos de mayor experiencia durante sus primeros pasos en su etapa formativa, ya que desde un comienzo pueden alcanzar un nivel de comprensión más amplio de todo el sistema.

Pero también es cierto que en un proyecto de implantación no disponen del tiempo suficiente para asimilar/interiorizar todo el alud de nuevos aprendizajes que están experimentando.   

Un proyecto de implantación es el equivalente a una formación intensiva, aquellas en que se imparte mucho contenido en poco espacio de tiempo, dejándole la responsabilidad al aprendiz y su capacidad de seleccionar la información más relevante, dejando de lado lo demás.

Por este motivo yo soy partidario de que los programadores Juniors empiecen su carrera, al menos todo un primer año, en proyectos de Soporte, – siempre  y cuando el equipo este bien montado -.

En proyectos de Soporte, es de esperar que las capas superiores de los equipos, sabrán filtrar las tareas adecuadas para que el Junior de primer año empiece a formarme en tareas reales, contando a su vez con el margen de tiempo adecuado a su nivel para interiorizar el nuevo aprendizaje, y contar siempre con el apoyo de un compañero de mayor nivel, para guiarlo en sus dudas y bloqueos.

Si bien es cierto que en proyectos de Soporte el tipo de tareas que recibirá no será, ni en cantidad ni en variedad, iguales a los de una Implantación, pero el objetivo, al menos en su primer año, es familiarizarse con el sistema, su entorno, e ir descubriendo con el día a día la gran diversidad de cosas que se pueden hacer en SAP.

Llegará un momento en que el Soporte se haga rutinario y será ahí cuando un salto a un Proyecto de Implantación cobre sentido.

Ya con un año de experiencias a cuestas, afrontar su primer proyecto de implantación, le permitirá un mejor aprovechamiento del tiempo – recurso escaso – para absorber los conocimientos y experiencias que vivirá durante la implementación; siempre bajo el rol de Programador Junior, con las obligaciones y limitaciones que le corresponden.

Por norma general, los proyectos de implantación suelen durar entre 6 meses y un año – dejando por fuera la etapa post-implantación y los macro proyectos – ;  y el escenario ideal para un Junior es que pueda participar en un par de implantaciones durante su etapa formativa.

Choque con la Realidad

Vivir dos implantaciones luego de un primer año trabajando en Soporte sería el escenario idílico para un Consultor Junior, pero la realidad nos dice otra cosa.

La mayoría de empresas de consultoría viven del Soporte, la relación entre proyectos de Soportes contra nuevas implantaciones suele ser de 3 a 1 en el mejor de los casos, y es bastante común que suelan enviar a sus mejores recursos a las implantaciones, dejando a los más nóveles en Soporte, por un tema de reputación, que se traduce en beneficios económicos.

De ahí que en este Plan 32F proponga que la primera etapa formativa del nuevo Consultor ABAP, sea de 3 años completos, dentro de los cuales tiene que vivir, al menos, un proyecto de implantación completo (lo que en el argot se conoce como Full Life-Cycle).  

El plan de comenzar en Soporte para luego, dar el salto a Implantaciones en su segundo año, y a ser posible, poder dedicar su segundo y tercer año completo a este tipo de proyectos, no es más que un plan de formación progresiva, empezando desde lo básico e ir aumento el nivel de exigencia a medida que el Junior va demostrando aptitudes, y se extiende el período total a 3 años para adaptarlo a la realidad y dar espacio para que la empresa para la que trabaja, pueda hacerlo encajar en un proyecto de implantación completo.

Error Básico – Saltar del Tren antes de parar.

Esto nos lleva al que considero como el primer error básico de novatos, si bien expandiré estos temas en este otra entrada (Errores de Novatos), no puedo cerrar esta primera etapa sin enviar un aviso a navegantes.

A partir de tu segundo año de experiencia, en tu entorno van a empezar a llenarte de dudas, por un lado compañeros o ex compañeros diciéndote que en otro lado se cobraría mucho más, e incluso la aparición de otras empresas tocándote a tu puerta con ofertas salariales que mejoren tu situación actual.

Mi recomendación más firme, – casi a nivel de suplicio -, es que si has tenido la suerte de empezar tu carrera en un lugar donde tengas la oportunidad de seguir un plan similar al de estas líneas (un primer año de Soporte más un proyecto de implantación completo), no atiendas a los cantos de sirena y permanezcas en dicha empresa al menos hasta cumplir el ciclo de 3 años.

En otro lugar puedes ganar más, pero no te conocen, tendrás que empezar de cero, y el tiempo que ocupas en hacerte un hueco entre el nuevo organigrama es tiempo que pierdes con respecto a tu objetivo principal, que es completar al menos un proyecto de implantación – o dos -, dentro de tus primeros 3 años de experiencia.

¿Cómo sabes si te conviene tomar la oferta?

En esta etapa es sencillo, si en tu empresa actual consideras que tendrás la oportunidad de completar el Plan aquí trazado, quédate, sin más. Al cabo de 3 años, ya con una implantación a cuestas, tus objetivos cambian, y allí sí que implican cambio de lugar.

Segunda Etapa: Aprendiendo del Negocio

Trabajar en el sector SAP es un reto constante, y en la primera etapa deberíamos tener la suerte de poder participar en diferentes tipos de proyectos, tanto implementaciones en donde tengamos la presión del tiempo, en las que podamos vivir las diferentes fases de un proyecto de estas características, así como en un servicio de soporte, en donde los tiempos son un poco más holgados para trabajar con cierta calma.

Una vez superados los 3 primeros años de formación,  ya toca “levantar la cabeza” de la pantalla.

Entramos en una nueva etapa en la que buscamos tener la oportunidad de cambiar de clientes/proyectos, para que nos vayamos adecuando a las diferentes exigencias de los mismos,  ya que no es lo mismo un cliente en cuyo sistema desarrollemos programas y reportes Z para cualquier proceso interno suyo, que otro en donde se exija limitar al máximo el uso de objetos Z, y debamos buscar soluciones dentro del mundo de las Ampliaciones y de las User Exits que el propio SAP nos ofrece.

No es lo mismo trabajar para un cliente de forma remota y con libertad para la toma de decisiones, que asistir todos los días a su sede, adecuarse a sus normas (horarios, vestimenta, etc.), y trabajar bajo un constante monitoreo de nuestras tareas.

En esta segunda etapa nos interesa centrarnos en aprender lo más posible de todo lo que rodea al negocio de la Consultoría SAP.

No somos un ente aislado, sino parte de todo un engranaje, para que nosotros recibamos requerimientos a desarrollar, éstos tuvieron que ser solicitados por alguien y aprobados por otros, y para que esto ocurriera, alguien más tuvo en su momento que alinear una necesidad empresarial, con una propuesta de proyecto que satisfaga dichas necesidades.

Podrás intuir que dentro de la “pirámide” descrita en el párrafo anterior, se pueden suceder gran cantidad de variantes, como las mencionadas al comienzo de este punto.

Si en nuestra primera etapa nos preguntábamos de qué forma impactaba nuestro trabajo en el sistema SAP del cliente, ahora nos preguntaremos – y buscaremos las respuestas -, acerca de en qué forma nuestro trabajo impacta en la línea de procesos de la empresa cliente.

Por ejemplo, si ya has participado en alguna implantación en el sector industrial, quizá hayas tenido que diseñar etiquetas de cajas en un formulario, y habrás sentido cierta satisfacción personal al ver las etiquetas impresas y pegadas en las cajas que contienen la mercancía que comercia la empresa cliente.

Bien, al término de esta etapa deberías comprender las consecuencias de tu trabajo, como puede ser el que se pare la fábrica porque las etiquetas no están saliendo como debería, y las consecuencias que esto puede ocasionar tanto para ti, como para el equipo de proyecto entero.

En esta etapa también te encontrarás con el “paso de testigo”, sin que te des cuenta del todo, pasarás de ser el recibe los diseños técnicos al detalle para empezar a trabajar, a ser el encargado de redactar estos documentos para que lo desarrollen otros compañeros más nóveles.

Dejarás de responder únicamente por tus resultados, a verte en el papel de tutorar a los más nuevos, guiarlos en su formación y responder por ellos. De repente te verás siendo el guía-formador de un grupo de juniors que estarán recorriendo su primera etapa.

Tu meta en esta segunda fase es pasar del entendimiento del ecosistema SAP a través de tu trabajo, a conseguir un comprensión del impacto del sistema en los procesos de negocio de la empresa cliente, en entender como éstos se ven beneficiados en su día a día por la implantación de SAP, y como tu trabajo termina representando un agregado de valor al cliente, que justifique la inversión monetaria para llevar adelante el proyecto en el que te encuentras.

En esta etapa desarrollarás la habilidad de, no solo entender como encaja el requerimiento que te asignan dentro del sistema, a ser capaz de visualizar soluciones dentro del entorno ABAP a determinado problema en alguna línea de negocio (procesos) del cliente.

Todo esto implica el paso del nivel Junior al nivel Senior, y con ello, el salto de categoría tanto a nivel de responsabilidades, como a nivel económico.

El tiempo ideal en esta etapa debería ser de dos años, el tiempo suficiente para conseguir un grado de maduración que te permita comprender el encaje del sistema dentro de diferentes procesos empresariales.

Si bien la etapa anterior era recomendable recorrerla en un único lugar, aquí recomendaría todo lo contrario, en esta etapa cada salto de empresa representaría no solo un salto a nivel económico o de responsabilidades, sino la oportunidad de participar en diferentes tipos de proyectos, para diferentes sectores empresariales, desde el sector Industrial hasta el de Telecomunicaciones, dándote a su vez la posibilidad de interactuar con la mayor cantidad de módulos posibles de SAP.

¿Por qué cambiar de empresas?

En el mundo real, el de verdad, el entorno SAP es una especie de pastel dividido en porciones, ya distribuidas. Esto es, cuando aterrices en alguna ciudad,  normalmente te vas a encontrar que determinadas empresas consultoras tienen un pool de clientes estables. Lo que quiero decir con esto es que, si determinado cliente decide realizar algún proyecto de mejora en SAP, se lo asignará a la consultora con la que ya ha venido colaborando desde hace tiempo, porque ya conocen los procesos de la empresa y existe una curva de aprendizaje ya recorrida.

Esto se traduce, desde el punto de vista un consultor que lleva tiempo en dicha empresa consultora, en volver a caer en tareas repetitivas, en trabajar con los mismos módulos de SAP, los mismos procesos empresariales, etc.

El mercado no es lo suficientemente dinámico para que las consultoras consigan nuevos clientes, en nuevos sectores, más bien es todo lo contrario y suelen establecer relaciones de larga duración con sus clientes habituales.

Por lo tanto, permanecer durante mucho tiempo en la misma empresa, generará para el consultor, el caer en tareas repetitivas, afectando el proceso de crecimiento y aprendizaje.

La vía para contrarrestar esto, es ir cambiando entre diferentes empresas de consultoría.

Que este período se extienda por dos años te da la oportunidad de abarcar diferentes sectores de la economía, además de  trabajar con diferentes tipos de empresas (de consultoría, y por extensión, de clientes de diferentes sectores).

Ante cada cambio de empresas que has venido dando, has venido aumentando tu nivel de ingresos y de responsabilidades, por lo tanto, tras un total de 5 años de formación, ha llegado la hora de que des un paso al frente y empieces a sacarle provecho a tu profesión

Tercera Etapa: Profesional Independiente

Ya han pasado 5 años desde que comenzaste tu carrera, has dedicado tiempo a aprender y formarte, tanto en lo que sucede dentro del sistema, como en lo que sucede fuera de él, conoces el negocio, los diferentes tipos de trabajos que te puedes encontrar, e incluso tienes claro en qué tipo de proyectos, por módulos o por sector, te gustaría participar.

En las etapas anteriores se te pedía que sacrificaras en parte el aspecto económico, potenciando la formación, dicho de otra manera, eran tiempos de siembra, ahora es tiempo de cosecha.

Apriétate el cinturón, que vienen curvas ..

Cambio de Paradigma

Como comentábamos en esta otra entrada, el sector de la Consultoría SAP se pudiese ver como el reparto de un gran pastel, en donde el gran dinero se mueve en las capas superiores, mientras a las bases, – los empleados en plantilla ,- no les llega prácticamente nada de estos grandes repartos.

Para un sector que factura estas cantidades, tiene poco sentido casarse como empleado con una única empresa, sea consultoría, o sea cliente final.

¿Sería extraño que un futbolista profesional tuviese que cumplir horario de 9 a 5 en su club cada día verdad?  Si bien entre el Club y el futbolística existe una relación de trabajo, no es precisamente el típico contrato indefinido, sino más bien un tipo de contrato de servicios por un tiempo determinado.

Guardando las distancias es lo mismo que ocurre en este sector.

Trabajamos en un sector que mueve mucho dinero, y como vimos en el artículo en cuestión, mientras más abajo estés en la escala de valores, menos porción del pastel vas a recibir.

Una cosa es trabajar para una empresa mediana, con unos ingresos promedio, en la que no pueden ir más allá de pagarte lo pactado en tu nómina, a excepción de ciertos bonos ocasionales.

En este sector, si bien tienes la posibilidad de trabajar de la misma manera, no es precisamente el movimiento más inteligente que puedes hacer.

El sector es una jauría, en el que las empresas consultoras ganan proyectos y necesitan personal que realice las tareas, entonces, ¿no sería mejor, en lugar de “casarte” con una única empresa bajo una nómina estándar, trabajarles de manera independiente por cada proyecto, participando así en una posición más alta dentro de la pirámide, y por ende, recibir un porcentaje más elevado del pastel?  

En comparación, al momento de dar el salto a esta tercera etapa, puedes esperar un nivel de ingresos equivalente a multiplicar por tres tu última nómina.

En vez de pensar en tener un único empleador, trabajando como asalariado para una consultora bajo una nómina fija, y que dispongan de nosotros bajo su criterio,  los nuevos tiempos nos empujan a cambiar de mentalidad, debemos empezar a vernos a nosotros mismos como especialistas (en la parte técnica de SAP), y empezar a ver a las empresas consultoras como nuestros clientes, a quienes ofrecemos nuestros servicios profesionales, a cambio de una tarifa (lo más común es que sea diaria).

Hemos pasado 5 años aprendiendo todo lo que podamos de esta profesión, con toda seguridad aún nos queda mucho por aprender, pero ya tenemos el nivel suficiente para sacarle rédito económico a nuestra actividad, aquel que nos prometieron cuando empezamos.

Para ello, empezamos por aquí, ya no somos empleados de nadie, somos profesionales especialistas en nuestro sector, que ofrecemos nuestros servicios a diferentes clientes, que pueden ser empresas de consultoría, o bien directamente a clientes finales.

Luego de tener claro este cambio de paradigma, veamos sus implicaciones.

Cambio de Hábitos

Estamos cambiando el modo en que actuamos dentro de la economía de nuestra región/país, esto implicará un cambio en el modo de hacer las cosas. Cada país determinará las implicaciones fiscales y legales del caso, pero es hora de convertirnos en Profesionales Freelances y deberás investigar los pasos que tienes que dar en tu región para iniciar tu nuevo modo de actividad con todas las de la ley.

Mi mejor recomendación en este caso, es contratar un asesor fiscal, necesitamos alguien que nos guíe dentro de la maraña que significa el sector fiscal y las obligaciones que debemos asumir como profesionales independientes. De esta forma, aunque debas dedicar una parte de tu presupuesto a ello, te quitarás de en medio una serie de preocupaciones, ajenas a tus labores como tal.

Cambio de Dinámica

Atrás quedaron los tiempos en que tenías tu trabajo indefinido garantizado, con tus vacaciones anuales, en el cual cuando terminabas una asignación, no te preocupabas demasiado porque ya se encargarán tus responsables en asignarte a otro proyecto, y si no habían proyectos activos, era un problema de la empresa y no tuyo, ya que tu seguirías cobrando tu nómina cada mes.

Ahora todo depende ti, eres independiente, te han contratado para un proyecto puntual, una vez finalice ese proyecto, te quedas por fuera y tendrás que buscarte uno nuevo, bienvenido al mundo del Freelance.

Aunque es recomendable, en tu planificación anual de presupuestos, (ingresos vs gastos vs impuestos), que seas conservador en el sentido de planificar 1 o 2 meses sin trabajar a lo largo del año (y por ende, sin ingresos), debes ir creando una red de contactos, con el objetivo de ir minimizando esos “tiempos muertos” entre un proyecto y el siguiente.

Si bien el escenario ideal es ser contratado directamente por el cliente final, esto tiene sus complicaciones en el sentido de tener que ir tú mismo ofreciendo tus servicios puerta por puerta.

Para nuestra comodidad, hoy en día existen empresas especializadas en colocar perfiles SAP en proyectos de todo el Mundo, esto tiene la ventaja en que al entrar en contacto con ellos, estás presentando tus servicios a múltiples empresas de manera exponencial, y a cambio, ellos cobrarán una comisión de tu tarifa diaria al momento de ser contratado.

Estas empresas, comúnmente llamadas Head-hunters, hacen las veces de agencias de representación. Según mi punto de vista, lo mejor que puedes hacer, es ir creando una base de datos con las personas contacto de estas agencias,  y mantener una comunicación fluida con ellos, para intentar conseguir un mayor dinamismo a la hora de cambiar de proyectos en tu región.

Esta tercera etapa es para disfrutarla, ya estás en el nivel de poder vivir bien de esta profesión,  y siempre tendrás en tus manos dirigir tu futuro profesional hacia donde más te convenga, bien sea fortalecer tu área de conocimientos o explorar nuevas ramas tanto funcionales como técnicas que ofrece el mundo SAP.

Si estas en ese punto en el que ya has recorrido las dos primeras etapas,  quieres dar el salto al mundo Freelance y encaminarte hacia esta tercera fase, puedes continuar la lectura en el siguiente enlace, en donde profundizo un poco más en cómo construir esa base de contactos que te ayudarán a tener una carrera exitosa en la Consultoría SAP ABAP.    (ClubABAP).

richard-avatar-SM-126x159

Richard Rey

“Programando tu Exito”

Opt In Image
Descarga esta Hoja de Ruta
Si de verdad quieres conectar con tu Profesión ....

Un Plan Detallado que te llevará a capitalizar tus conocimientos y obtener el rendimiento económico que siempre has esperado. 

Entenderás que es lo que te hace sentir que no avanzas, y que pasos tienes que dar para salir del estancamiento. 

 

 

 

Al suscribirme estoy aceptando la Política de Privacidad.

No Comments

Reply